Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes qué te va a tocar.”

En la película Forrest Gump, protagonizado por Tom Hunks, representa un hombre que a pesar de ciertas deficiencias mentales y motoras, demostró que no era impedimento si nadie confiaba en sus capacidades, o si era calificado por los demás, para lograr todos sus objetivos propuestos. Esta es una de las enseñanzas de la película, donde demuestra que con esfuerzo, dedicación, y sin pensar en los demás, se puede lograr lo que te propongas.

Forrest se caracteriza por estar siempre corriendo. Simbólicamente corre para dejar atrás sus preocupaciones, hacia algo y por algo, por todo Estados Unidos, entrando en su propia realidad, en la persecución de sus sueños. “Mi mamá, siempre decía que tienes que poner el pasado detrás de ti, antes de poder seguir adelante, y creo que eso es lo que significa mi carrera“, comenta en la película.

Igual que Forrest, en cualquier actividad, te vas a caer muchas veces, pero tenés la obligación de levantarte y continuar corriendo. Las caídas, las equivocaciones, forman parte del camino al éxito. No tengas miedo al error, nadie logró la victoria sin haber fracasado en algún momento. El que no se atreve a parecer “tonto”, y realizar lo que le gusta, es el que se quedará en la zona de largada, ocultando su vergüenza, y esperando obtener habilidades calificadas por los demás.

Una de las frases célebres de Forrest Gump, es “shit happens“, que se refiere a que las cosas malas, a veces suceden sin ninguna razón en absoluto, y de ahí su relación con la famosa frase, que siempre escuchaba decir a su madre “Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes qué te va a tocar”. Y es así nomás. Espera siempre lo inesperado, y no dudes, en seguir lo propuesto, simplemente sigue corriendo.

Todos tenemos recursos para llegar, pero hay que saberlos usar. Que no te importe que armas usas en tu batalla, ni que zapatillas calzas, ni cuantas personas te miran, ni cuanto tiempo empleas. Lo único importante es lo que estás realizando, porque es tu deseo, y sólo a vos te pertenece. En una competencia nunca sabes lo que te va a suceder, qué chocolate te va a tocar, ni cómo lo vas a realizar. Lo importante es que no dejes de correr.

Run, Forrest, run.

Lic. Julia Alvarez Iguña
Psicología aplicada al Alto Rendimiento
j.iguna@hotmail.com
www.psico-deportes.blogspot.com

Actualmente no hay comentarios.