Existen muchos tipos y forma de entrenamientos físicos y técnicos que hemos ido abordando en distintas columnas de RugbyTime http://rugbytime.com/blogs/wp-content/uploads/juancasajus/ .

En ésta ocasión abordaremos algunos con el comentario previo de que el entrenamiento físico es un arte y como tal se debe construir de a poco y todos los componentes son importantes (los visibles y los invisibles) pero siempre el concepto será entender que ningún método es único, ni el mejor, sino que las mejoras y las adaptaciones se producen como suma de entrenamientos.

Gran parte de los programas de entrenamiento para la mejora del sprint incluyen, además de entrenamiento con sobrecargas, programas de entrenamiento específico de fuerza.

Nombraremos tres métodos para el entrenamiento de la velocidad y la fuerza específica:

1- Para el Desarrollo de la Velocidad, se utilizan los ejercicios denominados carreras progresivas, “Ins and outs”, y los entrenamientos asistidos. Como material se utilizan las cuestas, el viento a favor, escaleras de agilidad, gomas.

2- Para el Desarrollo de la Fuerza, son utilizados como medios el trabajo con el propio peso, entrenamientos de musculación, entrenamiento resistido, Pliometrías (Squat Jump, Contramovimeinto, Drop Jump), multilanzamientos y multisaltos. Son utilizados pesas, discos, máquinas de sobrecarga, trineos, lastres, cuestas, viento en contra, cajones, balones medicinales, vallas.

http://rugbytime.com/blogs/wp-content/uploads/juancasajus/2010/11/01/ejercicios-pliometricos/

3- Para el desarrollo de la Técnica, se utiliza las técnicas de la carrera y las filmaciones de vídeos, y aquí con tacos, señales, conos, y cámaras filmadoras junto a la visualización de cada movimiento propio, se busca la mejora en el jugador de Rugby. Se trabaja tanto la técnica de la carrera con la mejora en la postura específica para el ingreso al scrum, a la zona de tackle, a la zona de ruck, al inicio de cada carrera, etc.

Lo importante hasta aquí es que el jugador de Rugby, en su entrenamiento, imite el gesto técnico que luego aplicará correctamente en el campo de juego. Para que se produzca el principio de especificidad, un ejercicio debe imitar o replicar los rangos de movimiento, la posición del cuerpo y los tipos de activación muscular (patrones de movimiento), y/o reproducir la velocidad del movimiento de competición.

Los métodos a desarrollar en ésta columna específicamente, son los llamados métodos resistidos. Son aquellas formas de entrenamiento en las que se realiza, con sobrecargas, la técnica específica del sprint.

Los métodos más empleados, siempre con éste objetivo, son: los arrastres de trineos o paracaídas, el lastre de chalecos, las carreras sobre la arena en la playa, y las carreras cuesta arriba.

Es de destacar que la dirección de la resistencia aplicada al jugador de Rugby es diferente dependiendo del método de entrenamiento resistido usado. En consecuencia cada método resistido tiene diferentes efectos sobre la velocidad del jugador, y la mecánica del sprint.

La diferenciación en la dirección de la resistencia y sus consecuencias sobre la mecánica del sprint hacen que algunos autores recomienden diferentes métodos resistidos para la mejora de la fase de aceleración y otros para la fase de máxima velocidad, basándose en el principio de especificidad del entrenamiento.

En nuestra próxima columna definiremos los métodos resistidos, las fases y los arrastres de trineo con sus tipos y efectos.

http://rugbytime.com/blogs/wp-content/uploads/juancasajus/

Twitter: @JuanCasajus

Actualmente no hay comentarios.