Cuanto tiempo ha pasado desde la última vez que les escribí algo, tanto que ya entrando en los 50 parezco sumergido en un relato de Saramago, no veo ni el teclado. Sobre luces y sombras se trata la vida, y la mía no escapa a ese panorama, aunque siempre aprendí mucho de la oscuridad y disfruto lo imposible envuelto en la claridad que me ofrecen los que me rodean, muchas veces tropiezo y caigo en errores repetidos, ese deja vu constante que nos acecha… pero nuevamente un reflejo de luz fraternal me salva de la recaída definitiva. Entrando en el tramo final de otra hermosa temporada, llegan los interrogantes típicos a estas alturas, aunque las dudas se incrementan… ¡Pero la pucha! Cómo disfruto entrenando chicos de estas edades, cómo me gusta explorar ese carácter oculto que todos tienen, y que a la vez aprendan a controlar la rebeldía propia de una edad difícil, sobre todo en tiempos tan complicados para todos, donde en mayor o menor medida la vida de nuestros hijos también se ve afectada. Este año fue espectacular, como cada uno junto al rugby, con luces y sombras, pero con ánimo de revancha cada vez que las cosas no funcionaron, intentando que los chicos entiendan el valor agregado de sobreponerse a la adversidad, creo que esa es la mayor enseñanza que nos brinda el rugby, no tengo dudas de ello. FC Barcelona En el ámbito local de un rugby saqueado por la crisis y por las malas gestiones, las noticias en Catalunya son esperanzadoras, primero por la salvación de la Unio Esportiva Santboiana, el decano del rugby español, luego de un final del 2013 sumergido en el descenso, la llegada de un centro neozelandés y de, sobre todo, un Nº 10 internacional tongano, lo llevó no solo a salir del fondo de la tabla sino también a luchar por el sexto lugar y la posibilidad de jugar los Playoffs por el título de División de Honor. Sumado a esto, dos equipos catalanes están luchando por el ascenso a la máxima categoría, el FC Barcelona y el CR Sant Cugat, ambos se verán las caras en la final por el ascenso el próximo domingo en el mediodía de la Ciudad Condal, derecho que se han ganado gracias a sus respectivas victorias en tierras vascas. A partir de aquí el ganador lograra el ascenso directo y el perdedor jugara una eliminatoria con el penúltimo de División de Honor, el Universidad de Vigo, por tanto podríamos soñar con tres equipos catalanes la próxima temporada en la categoría de oro del rugby español. Me gusta hablar de estos dos clubes, completamente antagónicos en lo que a estructura de Club se refiere, pero con el mismo espíritu de respeto y hermandad, que se respira desde los más chiquitos de la Escuela hasta los veteranos más antiguos. En el caso del Barça, espíritu sostenido por un puñado de locos, fervientes defensores de la Sección Amateur más antigua, muchas veces maltratada desde los estamentos de su Hermano Mayor, pero que se mantiene firme de la mano de gente como Paco Peña, su Director Deportivo, uno de los artífices de esta gran campaña. Sant Cugat Una campaña basada en la mezcla uniforme de diferentes épocas del Club, la lucha mas dura y adversa sostenida por verdaderos “Hombres de rugby” como el Gran Capitán, Gorka Etxeberria, junto al Nart e Iván Fuertes, la de las jóvenes promesas, el Tim Vilaseca, Fran Asensi y Cristian Belda, quienes bancaron y siguieron en el Club cuando muchos se hubieran ido, a quienes se sumaron la temporada anterior nombres importantes como Federico Alcon, Sergi Guerrero y el gran Omar Miniño, un trio auténticamente ganador. A finales del 2013 llegaban para continuar sus estudios de Ingeniería en Barcelona, dos jóvenes pero importantes refuerzos, ambos desde San Isidro, Delfín Cambiaso del San Andrés y el “zanjero” Tomas Borghi del SIC, quienes se encontraban con los “estudiantes” franceses Flavian Borel y Rafa Staat, además de todos los nombrados, el circulo comenzaba a cerrarse… A partir de aquí, de la mano del ‘Maño’ Martinena y de Marc Ventura, sus jóvenes pero experimentados entrenadores, se encontraba la formula perfecta para transformar esta amalgama de culturas y vivencias, en un grupo de hombres sólido y con el hambre necesario, para que tanta adversidad y decepción acumulada durante años, sea la mejor herramienta posible para forjar un autentico Club de Rugby con todo lo que ello significa, estoy seguro de que tarde o temprano, este Gran Grupo Humano que es la Sección de Rugby del FC Barcelona, lo lograra… Rugby Español El año pasado tuve el orgullo de entrenar al Sub 18 del Sant Cugat, un grupo humano formidable, siempre me quedo una imagen grabada, de esas inolvidables para los que amamos nuestro deporte, al llegar cada miércoles a entreno en la moto y tener que girar en la rotonda que domina la entrada al Club, desde la altura ver los dos campos repletos de niños desde los 8 hasta los 14 años es una muestra viviente del crecimiento que ha tenido esta Institución, en sus escasos 26 años de vida. Ya dentro del campo, escuchar los gritos del ‘Bostero’ Juan Reca, un loco lindo y viejo del CASI, era como volver en el tiempo y encontrarme en cualquier Club de mi querida Buenos Aires. El es uno de los “culpables” de tanto crecimiento, junto al ‘Paty’ Sabater, el ‘Pepe’ Lopez, el Xavi Gómez y tantos otros más, que están en el día a día del Club cuidando su tesoro mas preciado, el Humano. A la cabeza del proyecto, su joven presidente Maurici Benito, un duro 1ra. línea que se retiraba la temporada pasada luego de perder la eliminatoria por el ascenso con el Alcobendas de Madrid, junto a los jóvenes como Bruno Granell, Pol Pla e Iñaki Berasategui, el primo del ‘Chato’ Gonzalez Bonorino, un “zanjero” afincado desde el 2002 en la pujante Sant Cugat. La experiencia del equipo la aporta otro ejemplo de Gran Capitán, Sergi Lafuente junto al rosarino Juan Sorrequieta más la calidad de Axel Serrano, Joan Losada y Gerard Mayol, otras tres perlas de la cantera de la gente del Valles. Junto a ellos, pero guiándolos desde fuera de la línea de cal, otro joven y exitoso entrenador como es Jordi Justicia, la mesura y el trabajo estudiado hasta el mínimo detalle, su seña particular para llevar a este equipo hasta la máxima categoría, un gran ejemplo de humildad y vocación. Jonny Wilkinson La nueva Foixarda es el escenario escogido para este partidazo, su recién estrenado césped artificial es la superficie donde mejor se desenvuelven estos dos equipos, me imagino las gradas llenas, y aunque sea un match de alta tensión, ninguno de los contrincantes se guardara nada y saldrán a jugar con el vértigo que nos tienen acostumbrado, con el Barça teniendo una pequeña ventaja con un pack acostumbrado a someter al contrario, cada balón obtenido por Sant Cugat puede transformarse en peligro con la velocidad y manejo de sus tres cuartos, por tanto, el desafío esta servido… ¡Qué ganas de que sea domingo! Se va terminando otra temporada fabulosa que como siempre, no solo la disfrute al máximo, sino también me sirvió para seguir aprendiendo junto a gente maravillosa, va llegando el momento de disfrutar del rugby social con amigotes, ya sea en un campo o en las hermosas playas del Mediterráneo, como también viendo las finales del rugby Europeo, con la despedida del gran Sir Jonny Wilkinson y como no, con la presencia de otro joven torcuatense, el ‘Cumpa’ Herrera, demostrando una vez mas, el plus que le suma al jugador argentino el hecho de codearse con los mejores del mundo, ojala continúe esta vieja costumbre… Se va cerrando otro capítulo y seguramente se abrirán otros mas, mientras tanto… Entre luces y sombras, el rugby y la vida seguirán luchando juntos, será importante que desde el lugar que nos toque, le aportemos todo el amor y la pasión necesaria para mantenerlos unidos, ese será nuestro mayor desafío, y por ende, nuestro mejor legadoBarcelona Rugby

Actualmente no hay comentarios.