CasajusRugbyTimeColumnaRugby02Conocemos en la actualidad los beneficios de un Rugby muy dinámico que permita crear (y utilizar) los espacios donde los jugadores no se desenvuelvan por el número en la espalda sino por el espacio que ocupan.

El espacio, como el tiempo, constituyen las propiedades objetivas fundamentales de la materia. Es difícil imaginar nada fuera de las nociones de espacio y tiempo. Todo esto en las representaciones del universo así que mucho más en el deporte.

Muchas veces hablamos del espacio en el deporte y sobre todo en el aprendizaje del Rugby. En los conceptos nuevos o polémicos siempre es bueno comenzar desde las definiciones. Y el espacio nos permite conocer que es la superficie o lugar con unos límites determinados y unas características o fines comunes.
Las ciencias de la educación motriz también se ocupan del espacio porque el cuerpo de los jugadores, en sí mismo es un volumen que se mueve en un campo definido y orientado. Durante el movimiento del cuerpo del jugador, cada pequeño segmento tiene una posibilidad óptima de desplazamiento, con lo que el conocimiento del espacio permite al movimiento orientarse y organizarse, a través de la coordinación y el equilibrio.
Esto se puede observar en muchos de nuestros entrenamientos en las canchas de Rugby.

La estructuración de la noción de espacio de quienes están aprendiendo o practicando distintas destrezas individuales es el resultado de las dinámicas sensoriales, emocionales e intelectuales, que son estimuladas a su vez por el movimiento.
Las distintas posibilidades de ejecutar muchas y diversas experiencias motrices por parte, fundamentalmente de principiantes y niños, constituye la base necesaria para mejorar la percepción del espacio (y del tiempo) en sus múltiples aspectos.

En todos los juegos motores de equipo y, sobre todo en el Rugby Infantil, es importante educar en los niños el concepto del espacio.
La representación de algo concreto en etapas de formación se forman al momento de la creación de estructuras mentales permanentes en el sistema nervioso central. En ese crecimiento, la percepción y la representación del espacio, aparece poco a poco, a medida que se desarrolla el sistema nervioso central y sus posibles conexiones.
La representación mental de movimiento permite sucesivamente a los iniciantes en el Rugby pasar de la imagen mental del gesto al gesto propiamente dicho.

La percepción (importante en la representación espacial) está relacionada con la posición del jugador de Rugby en un espacio (aquí se fundamenta las actividades donde se trabajan los conceptos de adelante, atrás, derecha, izquierda, arriba, abajo). Los procesos y desarrollos de maduración son individuales sugiriendo ésos tipos de estimulaciones iniciales para las actividades.

Juan Casajus / Twitter @JuanCasajus

Actualmente no hay comentarios.