Hace un par de domingos atrás, un viejo amigo y entrenador de Torcuato, me recordaba que ese día se cumplían 28 años del primer descenso del Hindú Club, en aquella inundada cancha de San Fernando. Dos años después volvíamos a Primera, para descender nuevamente en el 91’, aunque un año después regresábamos otra vez, y comenzaba esta historia tan hermosa, y que la mayoría ya conoce… Quizás mi relato no es lo que realmente importe, está claro que los tiempos exitosos son los que quedan en la retina del ser humano, aunque muchas veces, la historia de cómo se llegó a ese camino de éxito, sea lo que en muchos aspectos, pueda servir de ejemplo para los que están desorientados… Siempre fuimos raros los de Torcuato, quizás eso nos distinguía del resto, para lo bueno y también en algunos casos, para lo malo. Desde ese febrero en los oscuros años 80, pasé de ser un solitario adolescente, a convivir en manada, una manada feliz y solidaria, algo que me marcó para el resto de mi vida. Aun hoy en la distancia física, siento que en cada llamada y en cada visita a mi querida Barcelona, todo el mundo me deja un poquito de Torcuato para inyectarme energía y para que ese sentimiento de compañerismo que nos transmitieron desde pequeños, perdure para siempre en mi corazón… Hablando de visitas, hace un mes atrás, tuve suerte de reencontrarme con un grande de Torcuato: jugador, entrenador y padre. El gran Diego Díaz Bonilla, y  creo que no hay nadie mejor que él, para relatarnos lo que siente un verdadero torcuatense. Desde la gira de los juveniles en el 2007, que no nos veíamos, una gira importante para toda una generación, empujada por Dieguito, Hugo Padlock, el ‘Rata’ Del Mastro y el inolvidable Gonzalito. Hoy, muchos de esos chicos que nos visitaron en Barcelona, saldrán a la cancha a jugar las semifinales del Torneo de la URBA el próximo fin de semana, un ejemplo más del sentimiento transmitido de generación en generación, por todos esos viejos locos que nos llenaron de cariño y devoción a lo largo de los años… Pues, aquí les dejo el sentimiento de uno que lo transmitió desde muy joven, a todos los que tenemos la suerte de conocerlo… Hindú Club vs CUBA “Sí, comienza lo mejor… Desde el silbato final del partido con el SIC que nos colocó primeros en la tabla y la alegría de que la Inter pasó el repechaje y está en semifinales. Los cinco equipos se la juegan este fin de semana. Para celebrar. Los cinco equipos clasificados. Una locura. Y lento, como levantando vuelo, se va poniendo en ebullición el club. Los pibes. Los grandes. Los que tuvimos la suerte de jugar con esta camiseta y los que no. Las mujeres buscando disfraces con nuestros colores y los de siempre. Inventando. Pensando qué hacer para que sea inolvidable. El disfráz de Zabala, los fuegos artificiales, la fiesta. Sí, ya sabemos. Falta mucho para eso. ¿Pero no entienden? Esto es Hindú. Es Torcuato. Sí, claro que me acuerdo que descendimos. También del tío Comotto que cuando le preguntaron dijo ‘y, seguiremos jugando al rugby como hasta ahora’. Y fue así. Con el esfuerzo de muchos. Desinteresado y comprometido. Es un pueblo que se despereza. Que pinta las palmeras de la 202 y va dejando huella hasta la Catedral. Huella de que existimos. Que somos nosotros. Que no somos mejores ni peores. Solo somos distintos. Y se pintarán la cara y sacarán las banderas. Y la noche anterior pasarán por cada casa de los jugadores y dejarán la marca. Una señal. Y la sensación de que el tiempo es curvo. Que lo que nos enseñaron lo enseñamos. Que hay pibes que morían por una camiseta de Nico o Manasa y hoy están en la cancha. Y así es. Como la vida. Como una calesita interminable. Donde los protagonistas van cambiando para ser padres o abuelos y vienen otros y seguirán viniendo. Y va pasando. Como la pelota. Como los sentimientos que brotan en el alma que se pierden si no se dan. Se acaba el entrenamiento acompañado por petardos y bombas de estruendo y comemos todos juntos. Ya descansaremos el viernes…, y el sábado, lento, armaremos cada uno nuestro bolso. Unos con vendas, medias, pantalón, botines, camiseta y muchos otros lo armaremos con recuerdos. Y cuando los pibes entren a la cancha, ahí entraremos. Será un club el que entre a la cancha. Y entrarán abuelos, padres, madres e hijos. Los que están y los que partieron antes. Todos juntos con los quince elegidos de cada división. Y ahí dejaremos el sello. Ese sello celeste y amarillo que nos marcó la vida. Como nos marcó el corazón. Las cinco divisiones del club están en semis. Todo un logro. La moneda está girando en el aire y ya no importa. No importa nada lo que pase el sábado porque Torcuato… Torcuato es una fiesta”

Diego Díaz Bonilla

Jugadores Hindú Club Cuanta locura… Cuanta emoción… Estoy en ese vestuario… me pongo las vendas, me calzo los botines, me pongo la celeste y amarilla, aprieto los puños, muerdo el protector, estoy en el rondo con mis compañeros… Somos 15, somos cientos, somos miles… Somos un Club de rugby, somos una Familia, somos Torcuato…

  • Alejandra Rodriguez Lasfilla

    ufff…simplemente cuanta emoción, y es verdad, tantos recuerdos, chicos corriendo, banderas, decorar el auto para llevarlos a una semi o final, y terminar aprendiendo las canciones de la 26 y cantarla a gritos con ellos…guau que lindo y que amor aprendimos a sentir por nuestro club, donde uno como familia encontró todo, y mis hijos también, sus hermanos-as de la vida, cuanta alegría y adrenalina contagiosa y si preparando disfraces, banderas e ir una vez mas a la tribuna de la gloriosa a cantar y aplaudir sintiendo a nuestro club en el corazón….simplemente una mama

  • santiago

    Vamos Don Torcuato carajo !!!!!!

  • MARISEL BARRIOS

    Sr. Bonilla yo tambièn me tomé el atrevimiento y lo compartí en mi muro del face….no podía no compartir sus emotivas palabras que describen tan bien lo que estamos sientiendo todos los que amamos este hermoso club, estos hermosos colores (y eso que soy de River).
    Tengo un nudo en la garganta y los ojos llenos de lágrimas en este momento…..no me sale nada más………..
    Una mamá de un pichoncito de la M16.
    VAMOS HINDUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!!!

Deja una respuesta a Alejandra Rodriguez Lasfilla
Cancelar respuesta