Está claro que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta cualquier persona que trabaja con jugadores, no son sólo los aspectos teórico-prácticos, sino también los referidos a una buena educación en actitudes y valores.

Leer este artículo que circulo por las redes me hizo reflexionar y pensar ¿qué clase de valores son los que se imparten en nuestro deporte?

Mucha agua circuló acerca del scrum y sus malditas lesiones cervicales. Hablamos, discutimos, cada uno con su teoría y sus técnicas, y pienso… ¿por qué no empezamos por el principio? ¿Es el scrum o los jugadores?

A mi simple entender, su función es el reinicio de juego, donde se trata de ganar la posesión en una lucha de apoderamiento y sometimiento del ansiado trofeo ovalado. Todo jugador ha aprendido como jugarlo dentro de las reglas que tanto tiempo se les ha repetido. Hablamos de respeto, compañerismo, tolerancia… valores ausentes en esta situación.

Cuando hay una ruptura entre tu bienestar y el interés de los demás, ya no hablamos de valores. El respeto no es un medio para alcanzar un fin, es un fin en sí mismo. Respetar es lo que te hace sentir bien. Los valores no sirven para comprar un resultado, sino que llega gracias al esfuerzo y el compañerismo hacia los demás.

Los valores morales que seguramente han aprendido, se basan en la honestidad con uno mismo, de actuar siempre de la misma manera. Si te dejas llevar por la “constante viveza” considérate una persona débil en la toma de decisiones, no podes mantener una posición, una creencia de vida, usando valores que nos has elegido,

El  deporte se nutre en gran medida de ética, derechos y obligaciones que se deben cumplir. En un partido se toman muchas decisiones, no solo tácticas, sino también éticas. Si triunfas en el deporte siendo la persona equivocada, tratando de alcanzar un fin a toda costa, sin importarte quien está a tu lado, te pediría que mejor abandones el deporte. Podes jugar al futbol en el equipo de los villanos, que saben muy bien como caer, o cometer una infracción, pero abandona el rugby y no juegues más en un equipo de caballeros.

No se trata de ganar o perder un partido, se trata de no perder más jugadores en el camino, ése que es tu rival, y tal vez, ya no vas a encontrar en tu tercer tiempo.

Lic. Julia Alvarez Iguña

Actualmente no hay comentarios.