Amigos de muchos años, lectoras y lectores: siento un profundo orgullo de rugbier que equipos tan ofensivos hayan jugado esta final de Campeonato, son un orgullo para el rugby de la Argentina, son un orgullo para el Rugby de la URBA y, fundamentalmente, para los socios de ambos clubes. Esta fue la séptima final entre clubes de la URBA.

Humildemente me tomo el atrevimiento de estimar que han llegado hasta aquí por la pasión por el juego que tienen ambos y que jugaron la final a todo o nada, con la garra de cada uno y con el ‘cuchillo entre los dientes’ en defensa de cada camiseta hasta el último segundo del partido y mostrando el fuego sagrado permanentemente y con asiduidad. ¿Qué más lindo que esta final, la nuestra, la de Buenos Aires, la de Benavidez y Torcuato, la de la Argentina, que goza con el deporte y muestra cada año algo bueno y positivo para la parcialidad de cada uno?.

Soñaba en la previa con un gran partido, una gran final, con ataques de un lado y del otro, con backs lanzados al ataque, con ‘veterans’ que parecen jóvenes de 20 años, con forwards que luchan en lines, scrums, mauls y rucks, defendiendo la celeste y amarilla y la bordó. Y eso en definitiva fue lo que aconteció y nos brindaron el gran match, inolvidable en nuestras retinas, por la intensidad y el dramatismo.

Pero también soñé las diferencias con el otro deporte, no digo ni mejor ni peor, solo digo que nuestro deporte, por el momento, es totalmente distinto: hay respeto dentro y fuera de la cancha por el adversario, por el referee y sus fallos… y en el después, la atención es cálida y proactiva, pues los dos lo viven con pasión y gran frenesí.

A los dos clubes los conozco desde aquellas gloriosas Segundas Divisiones y en esta instancia final aportaron lo mejor de cada uno y no defraudaron ni a propios ni a extraños, vayan para todos (jugadores, socios y simpatizantes) mis mas sinceras felicitaciones.

He aqui los detalles del partido:
Local: Club Newman, Benavidez, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires.
Estado de la cancha: Excelente.
Público: 6.500 personas, vivando exclusivamente a sus colores favoritos. El 75 % de los simpatizantes era de los de bordó y el resto mayoritariamente de los hindués. Como nota saliente, históricamente no se utilizan fuerzas de seguridad para custodiar los partidos.
Tiempo: Claro y diáfano, osea totalmente apto para los deportes al aire libre.
Organización de la jornada deportiva por parte del Club Newman de 1 a 10, la máxima calificación; inclusive a costo de los de Benavidez fue el alquiler y el pago de las tribunas tubulares para ampliar la capacidad.
Comportamiento de los jugadores y de los aficionados: Ejemplar.
Referee: Juan Hernán Sylvestre (formado en el Club Universitario de Rosario).

Formaciones de los equipos:
Club Newman: Gonzalo Gutiérrez Taboada; Tomás Rauch, Nicolás Piccaluga, Tomás Keena y Agustín Gosio (c); Lucas Degrossi y Felipe Louzou; Carlos Uranga, Ricardo Becú y Miguel Urtubey; Nicolás Rodríguez Larreta y Javier Urtubey; Luciano Borio, Marcelo Brandi y Alberto Porolli.
Entrenadores: Federico Walker y Manuel Contepomi.

Hindú Club: Belisario Agulla (c); Sebastián Cancelliere, Severiano Escobio, Hernán Senillosa y Bautista Alvarez; Joaquín Díaz Bonilla y Felipe Ezcurra; Lautaro Bavaro, Agustín Schab y Gonzalo Delguy; Sacha Casañas y Carlos José Cáceres; Emiliano Racca, Augusto Faraone y Juan Ignacio Martinez Sosa.
Entrenadores: Lucas Ostiglia, Nicolás y Juan de la Cruz Fernández Miranda.

Primer tiempo (ingoal del local Newman, sobre el Club)

El match empezó a todo vuelo para Hindú cuando al medio scrum de Newman le tapan el kick en defensa y el ala, Bavaro al minuto de juego concreta el try en la esquina derecha del ingoal que da al Club Newman. Fue un try de vestuario con total delirio torcuatense (5 a 0). Resalto que Louzau, medio scrum bordó, levantó con hidalguía su mente y jugó un buen partido, pese al error tempranero.

De allí en más la lucha por la posesión se hizo con intensidad y vehemencia. Newman se fue encima consiguiendo a los 6 y 15 minutos, dos penales Gutiérrez Taboada poniendo el score 6 a 5. La parcialidad de cada Club alentando con gran entusiasmo y correción.

Los ‘Cardenales’ empujando y en una jugada de los forwards en una formación móvil, consiguen lanzar a uno de ellos que se la pasa a Javier Urtubey, quién segundos después habilita al ala tremendamente explosivo, es decir a Uranga, quién concreta el try cerca de los palos en el ingoal que da a la calle exterior y con comodidad convierte Gutiérrez Taboada; habián transcurrido 21 minutos y el bordó se imponía 13 a 5.

A los 24 minutos, una escapada de uno de los backs de Hindú habilita con sapiencia y calidad al wing Alvarez, quién llega a marcar un excelente try y se acerca en el resultado dejandolo 13 a 10. Ataque de uno y otro, lleva a Newman cerca del ingoal contrario y otro penal de Gutiérrez Taboada, a los 28 minutos aleja a los de bordó dejando a su favor el score por 16 a 10. Hindú, tocado en su amor propio, se va con todo. Los rucks los juegan a todo o nada, con gran vehemencia y a los 31 minutos se recupera en el resultado con un penal de Escobio (16 a 13). A los 36 minutos fue amonestado el hooker bordó, Brandi, osea que jugaron con 14 jugadores los últimos minutos.

Hubo dos o tres arranques furibundos de Hindú con gran circulación de pelota, con gran velocidad de los centros y dejando a los picantísimos wines, me refiero a Cancelliere y Alvarez, en opción de try; Cancellieri tuvo 2 arranques individuales con cambios de paso, amagues y gran velocidad que permitieron atacar profundamente y ganar muchos metros, el ex-medio scrum estaba mostrando los chispazos hasta que en el minuto 38′ concretó en la bandera que da a la tribuna principal de Newman ‘el try del suspenso’. ¿Porqué digo ‘el try del suspenso’?, porque nuevamente el TMO Profesional demoró en la correción y ayuda a la visión de la jugada por parte del referee y no lo realizó en el momento oportuno. Ahora Hindú, por segunda vez, estaba arriba 18 a 16.

Como resumen fue un tiempo con pocos scrums, porque los dos equipos pasan muy bien la pelota y casi no se producen knock-ons, en el line lució en Newman, Rodríguez Larreta. Las sutiles diferencias en este tiempo se mostraron con un análisis muy meticuloso, pero también se reflejó en que los de Torcuato hicieron tres tries y Newman uno. La primera puntada de Hindú a través de Bavaro, Delguy, Schab y Cáceres tuvo una llegada más veloz a las formaciones móviles y eso las desniveló a su favor.

Otra sutil diferencia fue la velocidad impuesta en el centro de la cancha donde hoy se nos muestra que los centros deben: marcar, tacklear ofensivamente, ser hábiles, ser precisos y rápidos en el manejo de la pelota y, por último, ser muy veloces en la carrera corta o, por lo menos, bien explosivos en el pique y todo esto lo mostraron los de Hindú, empezando por Díaz Bonilla y siguiendo con Senillosa y Escobio.

Segundo Tiempo (ingoal de Newman sobre camino que da a la calle exterior)

Palo a palo y con cambios en el liderazgo del partido desde el inicio; las defensas bien plantadas superaron a los ataques y como no había espacios ni resquicios para el try, solo se vislumbran posibilidades de variar el tanteador con el pie a través de penales y drops y eso aconteció. A los 4 minutos, penal de los ‘Cardenales’, a través de Gutiérrez Taboada que pone en el partido nuevamente arriba Newman (19 a 16).

Escobio toma el ‘sabot’ y clava un penal a los 6 minutos, Hindú nuevamente arriba (21 a 19). A los 12 minutos, Jason Bruchou, segunda línea eficientísimo, que mostró el manejo de la pausa y la habilidad en el handling frente a Tucumán Rugby Club (dicho sea de paso, este club mostró un comportamiento ejemplar en su público, en los jugadores y por supuesto en la atención en el tercer tiempo, en el partido de la semana anterior ante Newman -está información fué recogida de boca del capitán Gosio-), reemplazó a Javier Urtubey. A los 16 minutos, nuevo penal de Gutiérrez Taboada, liderando Newman (22 a 21).

Hindú, ante el desgaste brutal de sus forwards, comienza a los 18 minutos a hacer los cambios: entra el pilar Mariano de la Fuente por Martinez Sosa y a los 20′, sale el otro pilar Racca y lo suple Mariano Viano. En ese instante el 75% de la parcialidad bordó corea en un emocionante canto “Dale Bordó, Dale Bordó”… durante largos minutos.

A los 27 minutos se aleja Newman, nuevo penal de Gutiérrez Taboada (25 a 21) y allí mueve toda la estantería el equipo de Don Torcuato: entra como segunda línea Nicolás Guisasola y sale el experimentado y veterano tucumano, me refiero a Cáceres. Hindú se va como una tromba y Escobio desde mediana distancia a los 29 minutos acierta un nuevo penal que acerca a Hindú, quién sigue perdiendo pero en el límite (24 a 25). Después, nuevamente a modo de ayuda, la tribuna atrona nuevamente con el “Dale Bordó, Dale Bordó”…

Quedan los 10 últimos minutos, el campeón de la URBA, semi herido, va en busca del todo por el todo, con lo que tiene de resto y el local se defiende con uñas y dientes. Hindú, metro a metro, va empujando a Newman a la ‘pichonera’, buscando el penal de la victoria. Rucks, scrums y pick & go, los’Cardenales’ se defienden bien y no cometen infracciones, se desesperan los torcuatenses. Entra a los 39 minutos Mariano Jutard, tal vez para sacar y despejar con un pensado gran kick y que termine el partido.

Scrum, tira Newman y knock on a la salida. Repite el scrum, tira Hindú, Díaz Bonilla se paró lejos, osea a 40 yardas de los palos, van 40 minutos, suena la campana, es la última pelota que requiere Hindú para ganar… Un pase certero y largo de Felipe Ezcurra y un drop extraordinario e histórico de Díaz Bonilla, Senillosa dice “vamos nene, vamos nene”… sale la pelota del fijo, dos de Newman apretan en la marca y obligan a ‘Tito’ Díaz Bonilla a pegar muy fuerte, muy alto y con puntería, con dramatismo y suspenso, entra la ovalada, sobradamente, y es el ‘sumun’… pitazo final, todo es celeste y amarillo y fue campeón del Nacional de Clubes.

Resultado Final: Hindú Club 27 – 25 Club Newman

Habíamos presenciado uno de los partidos más espectaculares del rugby de la Argentina por intensidad, dramatismo, fuerza, garra, tackleando todo, habilidad para el juego de manos y para la circulación de la pelota, gran velocidad de los backs y, por último, gran corrección y fair play de los jugadores de ambos equipos. Por todo esto, salud al campeón Hindú Club y honor y gloria a Newman, que dejó todo en la cancha y estuvo a diez segundos de la victoria.

Gracias al rugby un deporte que valora al adversario y lo tiene como una necesidad para jugar, porque ambos teams se necesitan para armar un partido, divertirse y disfrutarlo. Esto está en el ADN de muchos clubes.

Como corolario final, un grupo de jugadores de Newman encabezados por su capitán, Agustín Gosio y Javier Urtubey, se trasladó y visitó un rato largo el bunker de Hindú en Don Torcuato, ‘chapeau’ para los de bordó.

Como experiencia personal, mucha gente de distintos clubes y gente que no es de rugby, me paró por la calle ponderando la calidad del partido, del juego de los backs, de la intensidad del juego de los delanteros y, por sobre todas las cosas, reflejaban la emoción de los minutos finales.

¿Qué hay del Hindú Club? fundado el 18 de octubre de 1919

Obtuvo el Nacional de Clubes los años 1996, 2001, 2003, 2005, 2010 y 2015 y el torneo de la URBA lo ganaron en 1996, 1998, 2006, 2007, 2008, 2009, 2012 y 2014.

Fue campeón del Seven URBA/UAR; campeón en juveniles; ha realizado giras internacionales; ha brindado un sin número de jugadores al Seleccionado Nacional de Argentina y un logro inigualable fue el de Gonzalo Quesada, formado en el Hindú Club el que obtuvo el Botín de Oro en la Copa del Mundo jugada en 1999 en Gales y fue uno de los tres ganadores en la historia del rugby del Olimpia de Oro. Como información adicional, en los 33 últimos partidos jugados con Newman, ganaron 28 veces y solo perdieron en 2004 y 2013, empatando tres veces.

Su juego: es un equipo que le sientan bien las finales, son estudiosos y apasionados, pero priorizaron el juego, a la táctica en busca de un resultado y fundamentalmente en estas lides aflora el ‘fuego sagrado’ necesario para todo rugbier y, por supuesto, son amantes de la victoria final. Como ejemplo, el autor del drop de la victoria, Joaquín Díaz Bonilla, el 16 de mayo del 2015 declaró: “Ojalá no me acostumbre nunca a salir campeón“. Bastan estas palabras de ‘Tito’.

Tuvieron una gran convicción por el juego global, es decir en el ataque y en la defensa tackleando todo en forma ofensiva y ejerciendo una presión infernal en todos los sectores de la cancha. Mostraron la vehemencia natural en el contacto, especialmente en los rucks, y por supuesto siendo ofensivos en los tackles, tal que cuando su rival perdía la pelota, ellos la tomaban y al instante se lanzaban al ataque, ellos al igual que Newman tuvieron la valentía para tirarse de cabeza a tomar la pelota, buscando asegurarla, tanto por parte de los delanteros como los tres cuartos.

Los backs como siempre con circulación de pelota, con pelota viva, con un handling vistoso y positivo y con un lanzamiento a la carrera, que creó espacios en el primer tiempo, pese a tener enfrente una defensa muy tackleadora como la de Newman. Los tres cuartos hindúes aseguraron el dominio de la pelota, en el juego de manos, el que muestra el ‘Alma Mater’ de nuestro juego, realizando los pases en un solo movimiento, con gran prestancia y elegancia y dando un buen volumen al juego de los backs. He aquí, Hindú campeón apoyado en un trípode ejemplar: su juego, su apasionamiento y la vivencia del rugby como una religión torcuatense, similar a los galeses y a los neozelandeses.

¿Cómo se le puede ganar a Hindú?

Primero hay que saber que son duros y experimentados en estas lides, en las cuáles se transmite de generación en generación la experiencia y el juego global. La primera prioridad debe ser jugar ‘el partido de la historia’, con garra, inteligencia, mentalidad ganadora y atacándolos al máximo, en las posibilidades, osea echando el resto y dando en todo momento lo máximo que uno pueda. No sirve un rugby táctico y amarrete. Obteniendo la pelota, lanzando veloces ataques de forwards en la primera y segunda puntada y luego habilitando a los backs.

Jugando con vehemencia y buena técnica en la entrada el ruck, pasando y desplazando y no buscando la pelota hasta que se consolide la formación. Entrenando con meticulosidad, paciencia y tenacidad. Atacando y jugando de manos con los backs, haciendo todo con eficiencia es decir: el lanzamiento de los backs, el manejo de la pelota y la buena circulación de la misma.

Tackleando todo lo que se mueva y con tackle ofensivo, no alcanza con el tackle de contención. Si se consigue plasmar todo en la cancha ‘a palo y palo’, ataque por ataque, puedo pensar que se puede ganar. Pero cuidado, la pasión de Hindú en la cancha y fuera de la cancha, con todo un barrio empujando, los agranda y los hace un equipo dificil de vencer.

La conclusión es que se debe hacer todo bien y además ser estudiosos y apasionados por el juego, caso contrario es difícil el camino hacia la victoria y los números de 1996 a la fecha lo demuestran. Newman hizo casi todo bien, salvo los tres minutos finales y dado que la diferencia era exigua, no alcanzó a plasmarlo en el resultado.

Quiero por último hacer un breve homenaje al Club Newman, el que nos dejó su buen juego y su pasión por el mismo demostrada largamente en el rugby.

En el tercer tiempo tuve la suerte de hablar con amigos del bordó y con su capitán y les expresé que fueron muy escasas las diferencias entre ambos equipos, pero algunas leves del primer tiempo, desnivelaron la balanza. Por lo demás me pareció muy homogéneo el análisis por parte de todos los allegados y esto fue expresado con gran ardor y apasionamiento por cada uno de ellos, por lo que creo que estarán proximamente en nuevas definiciones, dado que tienen gran entusiasmo y un amplio plantel con alrededor de 160 jugadores.

El hablar del Club, es hablar de los inicios del Colegio Cardenal Newman, fundado por los Christians Brothers, cuyos primeros religiosos fueron el Brother O’Reilly y Br. Doorley, arribados en 1947. El 29-3-1948, en Avenida Belgrano de la ciudad de Buenos Aires se inició el Colegio.

Los Christian Brothers están expandidos por el mundo con colegios en Irlanda (96), Australia (78), India (22), Inglaterra (12), Zambia(12), Sudáfrica (9), Irlanda del Norte (9), Nueva Zelanda (5), América del Norte (18), Africa (9), Argentina (uno, el Cardenal Newman), Uruguay (uno, el Stella Maris), Perú (2) y Bolivia (1).

¿Porqué los Christian Brothers eligieron el Rugby? El Brother Sean Hayes lo explica así: “El deporte siempre ha tenido un un lugar importante en los métodos de educación de los Christian Brothers. Entre los muchos y diferentes deportes practicados en sus colegios, el rugby ha tenido un papel más que importante“.

Los colegios en Irlanda, Inglaterra, Australia y Nueva Zelandia han formado muchos jugadores sobresalientes que han representado a sus seleccionados nacionales a nivel internacional. Es por eso que no sorprende que los primeros Brothers, en Newman, decidieran que el rugby sería el principal deporte del colegio. El rugby es un juego duro y muy físico, que exige gran habilidad, velocidad, coraje y resistencia. No solo eso, sino que además exige lealtad y solidaridad para con nuestros compañeros, así como también demanda respeto por los rivales y por las decisiones del referee en todo momento

El rugby contribuye a forjar el carácter y auto-control de todos aquellos que lo juegan. El Rugby jugado con el espíritu adecuado es un medio esencial para preparar a los que lo practican, para el mismisimo juego de la vida“.

El primer equipo infantil en el rugby del Colegio Newman fue la Sexta de 1951 y su primer equipo superior, fue la Tercera de Ascenso de 1958. Su primer cancha fue en la Quinta de Hector M. Guerrero, prestada por el propietario, hasta recalar en su segunda cancha y nuevo colegio, armado y diseñado en Boulogne en 1962, y como encargado del predio y barman fue el inolvidable Antonio Bonfiglio. El Ex-Presidente, Guillermo Sangronis nos dice: “Es importante reafirmar que el Club Newman nace alrededor de una cancha de Rugby“.

El 15 de diciembre de 1975 se funda el Club Newman, y en su vasta trayectoria a obtenido campeonatos con sus divisiones inferiores, a brindado jugadores para el Seleccionado Nacional de Argentina, ha realizado giras al exterior con sus equipos y también ha obtenido el Seven de la URBA/UAR.

En 1981, inauguraron el Club Newman en Benavidez, finalizando un viejo anhelo de todos sus socios. En honor al Club Newman he considerado nominar la Primera División superior, es decir la Tercera de 1958 y he aquí sus integrantes: Félix Gaviña Naon, Eduardo Pampillo, Ernesto Laspiur, Jorge Balza, Rodolfo Lagos Mármol, E. Rivero Haedo, Joaquín Vedoya (c), Jorge Vila Echague, Manuel Pérez del Cerro, Esteban Pereyra Iraola, Federico Helguera, Guillermo Gibelli, Eduardo Sere, Eduardo Inciarte, Enrique Gibelli y Marcos Peña, Romulo Naón, Alfredo Gaviña Naón, Tiberio Rocco Cuzzi, Saturnino Laspiur, Alfonso Canale.

Y por último un recuerdo a todos los que hoy no están y los englobo sin menoscabar a nadie, en algunas personas que fueron símbolos de muchas épocas de Newman a los cuáles tuve la inmensa suerte de conocerlos y fueron ejemplo de rugbiers en la cancha algunos y fuera de la cancha todos ellos a saber: el Br. Timoteo O’Brien (‘Manolo’), ‘Pepe’ Casaux Alsina, el Doctor Eduardo ‘Negro’ Poggi, Gabino Tapia y José Luis ‘Guis’ Caputo.

Una reflexión final para Hindú: ellos son como un vino tinto, que se viene añejando desde 1996 y cada vez está en mejor estado, como así también lo legendario del equipo, le viene dado, pues está colocado en el podio de los teams más célebres del rugby argentino, por todo esto dije al comenzar Hindú Club, añejo y legendario.

Nuevamente felicitaciones para ambos actores de una final inolvidable e imborrable, para siempre de nuestra memoria colectiva.

Nicheto

  • martin muro

    Hola Niceto, muy bueno tu nota!!
    Un abrazo,

  • alejandro giordano

    Buenisimo tu cronica y tus comentarios , gracias por los elogios y ponderaciones , se que sos sincero y lo sentis asi , y estoy encantado de haberte llevado un jueves a la noche y que hayas vivido con nosotros la manera que vivimos nuestro club , estas invitado cuando quieras .

  • Martin Muro

    Hola Nicheto; Muy buena la nota un placer leerla.

    Un abrazo.

  • Mariano Ymaz

    Hola Niceto como estas ? Me gusto mucho tu nota y en especial que siempre estes resaltando los principios y valores del rugby que se deben sostener a ultranza , abrazo grande

    MY

  • Eduardo “Nicheto ” Garcia Saenz

    Querido Martín Muro : gracias por la lectura del blog ,y lo unico que traté es de describir lo que vi en Benavidez ,y que los lectores pudieran imaginar el mejor partido en muchos años.

    Abrazo,
    Nicheto

  • Eduardo “Nicheto ” Garcia Saenz

    Querido Alejandro : te agradezco la lectura del blog,por supuesto te doy gracias por la noche de Hindú ,te lo hice saber en su momento ,que me sentí muy comodo con vos ,TITO FERNANDEZ,GONZALO AMAYA,los PULIDO,los FERNANDEZ MIRANDA y todos los cercanos al plantel superior .
    Por supuesto también me sentí comodo el sabado en la pecera de Newman con tantos amigos de tantos años ,con su capitán AGUSTIN GOSIO ,por lo que el RUGBY AMATEUR ,BIEN JUGADO,CORRECTO y con dos grandes equipos lo disfrute al máximo.
    Trato de ser claro cuando hablo y a veces tal vez sea un poco polémico ,por ejemplo me pareció totalmente desacertada la obligación de hacer jugar a SAN MARTIN -Regatas de B.V,dos horas antes que los otros equipos ,en un país en serio, se debían jugar todos los partidos a la misma hora .
    Un argumento impresentable fue el decirme que en la jornada final de las 6 NACIONES ,se jugaron a distinta hora ,comparando rugby SUPERPROFESIONAL,con rugby amateur
    .Por otro lado quién planifica los partidos de la cadena televisiva ??? SE perjudicó al Club San Martín claramente.
    Del TMO ,hable y creo que no lo manejaron bien ,debo ser claro ,por supuesto que no tengo la verdad ,pero por lo menos pido debate.
    Abrazo grande,Nicheto

  • Eduardo “Nicheto ” Garcia Saenz

    Querido Mariano : me da una gran satisfacción que hayas leido el articulo.Siendo un cubano de ley y padre de un bordo .La verdad es que ha tenido amplia repercusión el articulo ,donde he tratado de valorar el espíritu ,el juego de los equipos y DESTACAR,que el drop es una consecuencia de un pack que obtiene la pelota ,de un gran pase del medio scrum ,Ezcurra y por fin el apertura DIAZ BONILLA ,que la clava.
    Rugby es equipo ,y como muchos hablaron solamente del drop ,me quiero diferenciar totalmente.Por eso hablo de Newman y de Hindu,del pack que obtuvo esa pelota y demás hechos.
    Abrazo y saludos,Nicheto

  • Tony Macadam

    Nicheto: Un artículo muy bueno para relatar una final inigualable, donde ambos equipos se alternaron la ventaja en el score y en ningún momento aflojaron su intención de abrir juego y atacar con sus mejores armas. Y con un final dramático en tiempo cumplido.
    Me uno a Nicheto en felicitar a todos los integrantes de los equipos y sus conductores.
    Tony

  • Diego Suarez

    Hola Eduardo, comparto con vos plenamente todo lo que mencionas en la nota, me hiciste recordar el partidazo que jugaron estos dos grandes clubes, son inspiracion para jugadores como yo. Un placer haberte conocido, esprero que podamos hablar mas sobre este deporte tan hermoso.
    Saludos

  • EDUARDO GARCIA SAENZ

    Querido Tony : gracias por leer el blog y valorar la crónica .

    Un saludo,
    Nicheto

  • EDUARDO GARCIA SAENZ

    Estimado Diego : me pone contento que la crónica te vaya recordando minuto a minuto ese gran partido.
    Gracias por leer el blog .
    Un saludo,
    EDuardo GARCIA SAENZ

  • JOHNNY DONCEL

    Recién ahora leo esta EXCELENTE NOTA.
    Como ex-alumno y ex-jugador de Newman de muchas batallas, felicito por la crónica y agradezco los conceptos hacia el club, el colegio, los jugadores, simpatizantes, dirigentes, brothers y aquellos que forman parte del equipo grande junro al Señor.
    Mucho más, teniendo en cuenta que viene de nuestros hermanos de Champa, con quien tantos “clásicos de colegios” hemos compartido y esperamos volver a compartir en un futuro cercano.