Se acaba otra temporada y la historia es la misma, a pesar del esfuerzo y el trabajo desarrollado a lo largo del año, hay que buscarse la vida. Es aquí el momento donde más extraño a mi querido club, a mi gente, a los amigos que te preguntaban que equipo te gustaba para colaborar a la siguiente temporada, a las charlas con el Chino, Emilito o con Tito, para saber que era lo más conveniente para mantener la continuidad en el trabajo con los diferentes equipos. Pues aquí nada de eso, la situación económica, la crisis social y de valores, están golpeando, y duro, sobretodo a la hora de cumplir con la palabra (algo totalmente olvidado en los tiempos que vivimos), más allá de intentar continuar con un trabajo que estaba dando buenos resultados.

Se preguntaran, ¿por qué no regresamos? con crisis o sin crisis, los valores comienzan en nuestro propio hogar de puertas para adentro, has perdido amigos, has perdido club, pero la seguridad y las opciones que tendrán mis hijos ahora y en el futuro son incomparables a las que en la misma situación, recibirían en la lejana Argentina.

Aunque las ganas de agarrar un avión imaginario y plantarse un jueves o un sábado en Torcuato, es algo con lo que soñamos a diario.
Por otra parte, sabe mal tener que dejar un grupo de chicos que han hecho una temporada exitosa, sin grandes triunfos, pero con una actitud al juego dinámico y de pases, poco visto por estos lares, sumado a ello dejo un Grupo Humano sólido y estoy seguro que esta cualidad les dará el empuje necesario para seguir creciendo como personas y como jugadores de rugby.
Mucha suerte y siempre estarán en mi corazón, Cadete del FC Barcelona!!!

Dejábamos atrás a York para adentrarnos, en mi humilde opinión, en la capital del rugby, Cardiff, lugar mágico para todos los que sentimos la pasión por la ovalada.
Entrábamos en la fase final de la gira, y el nivel de los rivales aumentaba, en primer término nos tocaba un durísimo Penarth, de la Primera Galesa, para ello los entrenadores planteaban un equipo con pocas caras jóvenes y con bastante experiencia, sobretodo en la delantera. Fue un partido muy duro, en condiciones climáticas adversas, pero jugado con mucho pundonor y caballerosidad, finalmente el triunfo quedó para Torcuato, a pesar de sufrir bastante, sobretodo adelante, donde los galeses nos dieron muchos problemas.

De camino al hotel, luego del tercer tiempo, los que no habíamos jugado comenzábamos a mentalizarnos de lo que nos tocaba al otro día, nada menos que el Sub 21 del Cardiff, un club que por esa época comenzaba a incursionar en el profesionalismo, me tocaba ser Capitán, y junto a “Garrafa” Suárez y al resto de chicos, nos reunimos en una sala para pensar en un partido que seria muy importante, no solo por el nivel del rival, sino también por el escenario histórico donde se jugaría el partido. El día del partido transcurrió entre alguna caminata bajo la persistente llovizna y una última compra por los alrededores del Arms Park.

A pesar de que nos enfrentábamos a un club que tenía bastante renombre y ya tenia una planificación totalmente volcada hacia lo profesional, nos pedían que presentáramos un equipo que tuviera mayoría de gente joven entre sus integrantes, por tanto solo el Chino Pulido, el Ruso Hendelman y quien escribe salíamos entre los titulares, el resto todos los jóvenes con Manasa y Patineta a la cabeza.

Me toco hacer el sorteo en uno de los confortables vestuarios bajo la tribuna principal, al salir al calentamiento me equivoco de puerta y acabo saliendo entre los Galeses que calentaban del otro lado, si hubieran visto la diferencia de tamaño que había conmigo, que era el más grande de los visitantes hubieran alucinado, menos mal que eran Sub 21, pero que comen estos chicos!!!

Jugamos un gran partido, sobretodo en defensa, aunque el ritmo y velocidad que tenia esta gente nos termino superando hasta lograr 20 puntos de ventaja. Igualmente logramos 2 marcas a través de la potencia de Maxi Martínez, quien a falta de unos minutos para el final, era nombrado por los altoparlantes del estadio como el “Man of the match”, imagínense su cara de sorpresa, que fue mayor al finalizar y ser rodeado por infinidad de niños que querían su autógrafo, la cara de Maxi era de locos, no entendía la pasión de esta gente, estamos en Cardiff, Culote!

La noche fue larga, a pesar de ser un día laborable, nos la rebuscamos para encontrar un garito que nos dio cuerda bien entrada la madrugada.
Por la mañana tocaba bondi-barco-bondi hasta La Rochelle, 36 horas de viaje, momento ideal para todos los bautizos del Peruano, sobretodo en suelo francés, luego de que sus asentaderas estuvieran bien cargaditas tras tanto tiempo sin bañarse, la cara de Manasa fue la principal victima de tal vejamiento.

La Rochelle nos recibía, con el Peruano nos acordábamos mucho del partido de hace 7 años atrás, y sobretodo de uno de sus pilares, integrante del último equipo ascendido al Top 16 (más adelante se quitarían 2 equipos a los 16 de elite), y con quien habíamos tenido varios desencuentros en aquel duro partido.

Éramos varios los que sufríamos una molesta gripe que nos mantuvo en la cama hasta momentos antes de los partidos en esta ciudad. Primero jugábamos la intermedia contra un joven equipo reforzado con algún duro espécimen que probaban para la siguiente temporada, no hubo grandes problemas y ganamos cómodamente.

El plato fuerte era el siguiente, jugaba nuestro mejor 15 contra un equipo completamente profesional, la presencia de Nico, el Queso y sobretodo del Pato, motivaba a los franceses, era una prueba importante para ver donde estábamos.

Bastaron 5 minutos para ver la diferencia, parecían aviones, no había manera de pararlos, salteos, cruces, era otro deporte…, para complicar todo se lesiona Gonza Amaya, Tito me llama, lo miro a Maxi que me mira fijamente…, Tito, estoy muerto por la cama, no estoy al 100%, Maxi esta mejor!

El alarido del Gordo tapo la puteada entredientes de mi amigo, no mentí, Maxi la rompió, hasta ese momento siempre había ocupado un segundo lugar detrás de los Amaya, incluso detrás mío, pero a partir de aquel partido agarraria la titularidad que no largaría hasta su retiro, un grande de Torcuato!

Los últimos días de la Gira transcurrieron entre los contrastes de Paris y Londres disfrutando al máximo de estas majestuosas capitales.
Descubríamos Eurodisney, y me imagino que debe haber sido la única vez en la historia donde desaparecían todos los personajes de este mundo de fantasía, el motivo, una horda de bárbaros que transformo su jornada de trabajo en una verdadera pesadilla para esta pobre gente.

En Londres enfrentábamos al Harlequins, éramos más en la tribuna que en el campo, la dureza de los entrenamientos del General Patton y los últimos partidos, nos diezmaba, igual cumplíamos una buena tarea y siempre dábamos la cara, me recuerdo de una actuación memorable de Juancito “Buki” Mourin, que jugador!

Antes de abandonar Europa causamos pánico en una especie de Paintball intergaláctico situado estratégicamente en Picadilly Circus, no solo ahuyentamos a toda la clientela, sino que les dejamos un trozo de cuero cabelludo y carne del amigo “Chita” García Cavalli, incrustado en uno de los pórticos, es que en una de las frenéticas huidas, el pobre muchacho calculo mal!

Ultima cena, difícil olvidar este momento que me acompañará a lo largo de mi trayectoria como hombre de rugby, 50 hombres diciendo lo que pensaban, lo que sentían, lo que querían transmitir a las siguientes generaciones…, agradezco a Dios haber vivido ese momento, el recuerdo me pone la piel de gallina, se dijeron muchas cosas, pero sobretodo el agradecimiento de poder pertenecer a una historia fiel a una forma de pensar y de vivir el club.

En la actualidad gente importante del rugby argentino, reconoce que más allá del juego, el sentimiento de club, es el tesoro mejor guardado en el verde césped de Don Torcuato.

Como dijo un personaje muy importante dentro de esta historia, los éxitos en forma de resultados pueden cortarse en algún momento, pero es indudable que la filosofía de club y de grupo será transmitida de generación en generación, y aunque el éxito deportivo no acompañe, tarde o temprano, “los viejos valores y/o preceptos que nos identifiquen con el club, son los que seguirán dando buenos frutos a lo largo de toda nuestra historia”.

Este prologo que explique en mis últimas notas, hablan de un ciclo exitoso, pero pensad que todo comienza a partir de un club, muchos años antes de que este cuerpo viera la luz, mucha gente había puesto su granito de arena para comenzar una historia sin siquiera pensar en crear un punto de encuentro tan inmenso para las generaciones venideras…

Para todos ellos, nuestro eterno agradecimiento!

Actualmente no hay comentarios.