Que puñalada esa imagen que sufrimos los amantes del rugby durante interminables días, redes sociales, periódicos, hasta telediarios deportivos repetían una y otra vez la salvaje agresión que sucedía en el rugby de Buenos Aires una lluviosa tarde de sábado.

En medio del éxtasis que provoca la irrupción del rugby argentino en el máximo nivel del rugby mundial, siempre aparece una gotera en el techo de esa gran casa que es la Argentina. Quizás en la lejanía, lo brutal del hecho no afecta el crecimiento interminable de nuestro deporte a lo largo y ancho del país, pero aquí en España la cosa es diferente.

Esa imagen repetida hasta el hartazgo y comentada por dos personajes más preocupados en los records y el peinado de Cristiano Ronaldo que en lo que pueda suceder con los deportes minoritarios como el nuestro, tan necesarios para el crecimiento de los niños y la juventud envueltos en ese halo de amistad y de espíritu fraternal que solo una pelota ovalada te puede brindar.

Pero este domingo todo cambio, con mi mujer nos emocionamos viendo durante todo el domingo las imágenes que nos llegaban desde Valladolid, sede de la Gran Final de la Copa del Rey de Rugby, en horario central el país deportivo se conmovía viendo como tantos locos bajitos acompañados por muchos más locos grandes disfrutaban bajo la lluvia, de una fiesta sin precedentes con más de 25000 personas que abarrotaron el estadio José Zorrilla, casa del futbol de Valladolid.

Esa imagen es la que debe quedarnos para seguir creciendo, los dos clubes de Valladolid luchando por buscar un crecimiento que va más allá de un tema económico o de egos personales, es tratar de que todo lo maravilloso que sucede en la escuelita más pequeña de rugby o en aquel profesor que les arroja una pelota ovalada a sus alumnos, trascienda todos los ámbitos y se transforme en algo grande, algo grande que se explica en una frase que perdura en el tiempo…

“Una pelota redonda te la puede devolver una pared, una pelota ovalada solo te la puede devolver un amigo…”

Hoy el crecimiento de las escuelas de rugby aquí en Catalunya y en España es increíble, la cantidad de jóvenes que se han volcado al rugby supera todo lo previsto, hoy pueblitos que no encontrábamos en el mapa tienen como mínimo una escuelita de rugby o algún equipo senior o juvenil compitiendo en alguna categoría, todo respaldado en el importante punto de encuentro que significa el rugby para la unión de la Familia, Maravilloso…

Solo falta unirse y trabajar todos juntos para crecer, tanto a nivel federativo como de Club, sobretodo en este último donde muchas veces los egos personales y las ansias de poder nos nublan la vista y destruyen todo lo que han trabajado muchísimos anónimos que se dejan la vida por el bien de nuestros hijos…

Hay mucho trabajo por delante pero vamos bien encaminados, ya llegara el día en que el Espíritu de Cuerpo, el Sacrificio por el de al lado y el Sentido de Pertenencia hacia tu Club, serán más importantes que pasar bien la pelota o ser el más rápido…, ese día tendremos la piedra basal donde se pueden construir los proyectos más sólidos que nos propongamos…

Comienza la época más linda de mi vida en Barcelona, el sol le da oxígeno a mis maltratados huesos, el cariño de los incondicionales me brinda alegría, el amor de los más cercanos me hace indestructible…

Es tiempo de crecer, el aprendizaje nunca acaba…

Es tiempo de educar, nuestros hijos nos lo agradecerán…

Es tiempo de dar, sin esperar nada a cambio…

Es tiempo de amar, el remedio contra todos los males…

Así que escuchen a este pobre costal de huesos rotos y fracasos reiterados…

Hoy más que nunca…

Disfrutemos del momento…

Actualmente no hay comentarios.