Disfruta tu juventud, diviértete en tu deporte, no te preocupes por el futuro, ni por la calificación de tu resultado. Deja continuamente de estar dando examen, evaluándote por tus números, en lugar de reconocerte por tus logros.

Haz algo cada día que te haga crecer, enfrenta cada desafío, escribe tu propio proyecto, y disfruta de tus logros. No te aferres a las cosas, todo llega y todo pasa, lo importante es estar en el camino. Recuerda que cada final es el principio de algo nuevo, y todo principio va a tener un nuevo final, de acuerdo a como lo pienses y trabajes para ello.

Lo bueno y lo malo siempre están presentes, sirven para algo. Lo bueno y lo malo, no te miden, simplemente te enseñan nuevas maneras de ver la realidad. Es para mejorar, aprender, compartir y no quedar estancado. El éxito es atemporal, es una sensación que puede estar cerca o lejos. Ayer fue hoy, y hoy será mañana, así que levanta tu bandera y pelea por tu hoy y tus colores.

Hagas lo que hagas, no te critiques, date permisos, aprendé a perdonarte. No te preocupes por lo que otras personas puedan pensar, ni estés pendiente por temas o acciones de los demás. No gastes energía fuera de ti.

Las palabras no pueden herirte a menos que tú lo permitas. No inventes historias produciendo suposiciones sin fundamento, ni comentes relatos que no has visto ni hay llegado. Déjalos pasar. No quieras controlar todo, ya tienes bastante con tu propia vida.

Juega, ríe, canta, relájate, comparte, respeta, festeja sanamente.

No te rindas ni te resistas al cambio. Elije tu vida, como quieres jugar, para que, y cómo, qué forma de vida querés tener. Qué clase de jugador decides ser. Elije y decide. ¿Te atreves? La vida es una decisión, amar es una decisión, cada jugada es una decisión, vivir y competir es un arte. Sé el propio alfarero de cada momento, amásalo con tus manos, y demuéstralo con orgullo.

No pases la vida pensando sin llegar a ningún lado, llévalo a la acción. El héroe no nace héroe, se hace héroe; si se transforma en cobarde es consecuencia de su no decisión. Hoy sos lo que hiciste ayer, o, mañana serás lo que no hiciste hoy. Es tu responsabilidad. Luego no te quejes, y muévete.

Descansa bien. Las noches son para dormir, no para arreglar el día y seguir luchando por el partido perdido. El día es para poner en actos tus sueños. Amanece tranquilo, ten buen humor y no te olvides de agradecer a Dios.

Es tu vida, disfrútala. Cuando los años hayan pasado, añoraras lo que no has hecho hoy. Por eso “Carpe Diem”, aprovecha cada día. El presente es lo único que existe. ¿Cuál es tu proyecto más chiquito?
Solo late el corazón de la hora en la que se vive, mas allá de tu respiración es un tiempo que no existe. No dejes que termine el día sin haber crecido un poco. Sin haber sido feliz, sin haber disfrutado todo lo que el deporte tiene para darte.

Lic. Julia Alvarez Iguña
Psicología aplicada al Alto Rendimiento
j.iguna@hotmail.com
www.psico-deportes.blogspot.com

Actualmente no hay comentarios.