Hablar de los inicios del polo en Chile es empezar hablando del primer partido jugado en Valparaíso, tal cual nos cuenta el historiador Horacio A. Laffaye en su libro editado en 1989 denominado “El Polo Internacional Argentino”.

El partido se jugó el 22 de noviembre de 1893 entre británicos que representaron a Chile y sus similares residentes en Argentina, los cuales eran jugadores de Cricket de gira por el país trasandino. El resultado fue Chile 6  – 3 Argentina. Los que representaron a Chile fueron: Horacio Lyon, E. W. Edmonson, Victor Raby y Andrés Guillermo Scott. El partido se jugó en la ciudad de Valparaíso, la cual fue fundada en 1536, es decir unos pocos años antes que Santiago (10-02-1541).

El primer club de polo fue el Valparaíso Sporting Club, se había fundado en 1892, pero a su vez existían entre otros, los clubes sociales, tales como: Club Alemán (9-05-1838, aún hoy existente) y el Club de la Unión (18-08-1842, de la colectividad británica, cuyo primer Presidente fue D. R. Heatley), muchos socios de este último eran de habla inglesa. En esta ciudad había un sinnúmero de Hoteles, por ser un puerto que recibía numerosos barcos; entre los hoteles de primer nivel de esa época estaban: H. Aubry, H. Colón , H. Dimier, H. Cochrane, H. de la Unión y H. Oddo.

Los de segundo nivel eran H. Lafayette y H. Exchange (célebre por la sopa de tortugas y demas platos esencialmente ingleses). Entre los principales periódicos de Valparaíso se encontraban “El Mercurio” (su primer número apareció el 12 de agosto de 1827), TEXTUAL “El Mercurio es el único diario verdaderamente imparcial e independiente, pues no reconoce partido alguno”. Los fundadores fueron D. Ignacio Silva y el ciudadano americano Sr. Wells. Redactor D. Pedro Felix Vicuña. Otro diario, este si  partidario, era “Patria” fundado en 1863). La distancia entre Valparaiso y Santiago se cubría en tren, con una distancia de 83 km. El ferrocarril se abrió al público en 1857, en uno de sus tramos.

Observando el libro “CHILE ILUSTRADO” de  TORNERO, Recaredo Santos (Editado: Valparaiso, Librerias y Ajencias del Mercurio -1872-, el cual es una Guia descriptiva del territorio de Chile, de las capitales de provincia y de los puertos principales), podemos traslasdarnos a esa época y ver algunas otros detalles de la capital de la República de Chile, es decir Santiago, teniendo como símbolo el Hotel Santiago, el primero de Sudamérica, que se inició en 1871 y recordaba al Hotel del Louvre de Paris. Existían en ese entonces 29 cafés y el principal era M. Gage, en la calle de Huérfanos, frente al Portal de Bulnes. TEXTUAL “son notables por su exquisita calidad los vinos de Santiago, sobre todo los de Ochagavia, Subercaseaux y Tocornal, y las imitaciones de Burdeos hechas por D. Víctor Burgeois”.

Los principales clubes en esa época eran el de la Unión (aún hoy existente), el Setiembre, el de los Amigos del País, el Club de Artesanos y el Club Nacional (de la colectividad alemana). El Club Hípico de Santiago, activo en 1922, era dónde muchos jugadores de polo jugaban y practicaban. La cancha estaba en el centro del Hipódromo.

He aquí una pequeña historia previa, para ahora, adentrarnos en las participaciones del polo del país trasandino con equipos de la ASOCIACION de POLO de CHILE, en el Campeonato Abierto Argentino de Polo.

La primera participación fue en 1931, con el nombre de SANTIAGO POLO CLUB y su capitán fue Alberto Etchenique Dominguez.

El equipo se alistaba con Adolfo Luco Blanco (3 de handicap), Arturo Costabal (4), Francisco Echenique Dominguez (4) y su capitán A. Echenique Dominguez (5). El suplente fue Hernán Prado (3).

El campeón del Abierto fue La Rinconada, que alistaba a Aurelio Bonadeo A. (4), Martín Reynal (5), José Reynal (8) y Manuel Andrada (8). Venció en la final al Lincoln Polo Club por 16 a 6. Los jueces de la final fueron Carlos Uranga y Alberto Echenique (Chile). El partido se jugó un viernes y los espectadores que asistieron cuentan las crónicas, fueron 8.000.

La revista El Gráfico del 28 de noviembre de 1931 (numero 646), nos expresaba los sigiuentes titulares: “Gran expectativa despertó el Campeonato Argentino de Polo“. “Alberto Echenique, el capitán del team chileno, quien tiene asignado un handicap 5, es un jugador entusiasta, valiente y de buena técnica“. “El team de los chilenos, que ha sabido captarse las simpatías de nuestro público por su espíritu deportivo y discreto juego“. “Numeroso público presenció los encuentros“. “El partido Amaberá  – Chilenos, en el que estos últimos impusieron su mejor juego, venciendo por el score de 13 goals a 7“. Los otros equipos participantes fueron Venado Tuerto A&PC, Hurlingham Club “Ceibos” y Los Pinguinos.

La segunda participación del POLO de CHILE, fue en 1949 año en que el Venado Tuerto Polo & Athletic Club (34 goles de handicap), le ganó a La Concepción PC (24 goles de handicap), por 15 a 3. El equipo de Chile en el torneo formó con Alfonso Chadwick  Errázuris (5), Francisco Astaburuaga Grez (5), Pablo Moreno Wilson (5) y Vicente Clyne (6), el suplente fue Jorge Lyon Subercaseaux. Chile perdió con el, a la postre, Campeón es decir Venado Tuerto por 16 a 3. Ese Abierto sensacional fue una fiesta internacional, dado que participaron 11 clubes argentinos y además COWDRAY PARK (Inglaterra), La HERRADURA (México), MEADOW BROOK PC (USA) y el seleccionado de CHILE. Uno de los más famosos jugadores chilenos era el “Teniente” Vicente Clyne, segundo hijo de José Clyne de ascendencia irlandesa, un avezado conocedor en los caballos de polo. Luego el team chileno participó en la Tercera Edición de la Copa República de Chile perdiendo con los equipos argentinos de Militares y Civiles, respectivamente.

Anteriormente en 1944, visitaron nuestro país para jugar la Primera Edición de la CR de Chile, y la obtuvieron los jugadores Pablo Moreno W. (2), Alfonso Chadwick E. (4), Julio Zegers Alcalde (3) y Gustavo Larrain Echeverría (4). También participaron en la visita J. Poblete (4) y Eugenio Larrain E. (4). El capitán de la Delegación fue el “Papi ” Silva. El Gráfico del 10/11/ 1944 (número 1322), titulaba: “Derrochando Coraje, ganaron los Chilenos. Se impusieron a sus rivales en la serie triangular”. Juan Manuel Puente (el prestigioso columnista del El Gráfico) nos decía: “Con brillante éxito los polistas chilenos en la serie internacional, venciendo a militares y civiles”. Y finalizaba su artículo diciendo: “No dudo que los chilenos se lleven un buen recuerdo. Cuando al terminar el juego, tras de los “hurras” de práctica, los cuatro jugadores corrieron jubilosamente hacia los palenques, les aguardaba allí una cariñosa demostración de sus amigos, que reunidos en gran número vivaron con alegría a los ganadores. Y sus nobles rivales de hasta hacía un momento se unieron a las manifestaciones de afecto de que eran motivo los huéspedes, cuya tremenda simpatía hubiera quedado por tan espontánea como grata demostración, si no fuera cosa archisabida que pocas veces un conjunto visitante ha impresionado tan gratamente como estos hermanos chilenos a quienes despedimos con estas líneas que más pretenden ser “¡hasta pronto!” que “¡adiós amigos!”.

La segunda edición fue en 1947 y participaron Pablo Moreno, A. Chadwick E., Jorge Poblete (capitán) y V. Clyne.

La Copa Coronación (CORONATION CUP) jugada desde 1911 en Inglaterra y ganada por primera vez por la Indian Polo Ass., CHILE la obtuvo en tres oportunidades a saber: 1998 con José Donoso R., Jaime A. García Huidobro, Gabriel Donoso Rosselot  y José Antonio Itturate. En 2004 con Alejandro Vial Pérez, José Donoso R., Gabriel Donoso R. y Jaime A. García Huidobro. En 2007 con Rafael José Zegers Greene, José Donoso R., Jaime  A. García Huidobro y Martín Zegers Greene.

La ahora Federación Chilena de Polo tiene entre los principales clubes los siguientes: Club de Polo y Equitación San Cristóbal,  Club de Polo Las Mercedes, Requinoa (2 canchas, Club House, pileta), Club de Polo Cachapoal, Rancagua, Club de Polo Curicó . Club de Polo San Isidro, Club de Polo Doñihue, Doñihue. Además existen cuatro clubes Militares.

Quiero también describirles brevemente, uno de los clubes de polo mejores del mundo, me refiero al C. de P. y E. SAN CRISTOBAL (fundado el 21-12-1947). La fuente principal de la información es el  libro de los 70 años del Club (1947-2007) cuyo redactor e historiador fue Ignacio Vicuña Labarca. Fue su primer Presidente Jorge Besa Díaz (1947-1956) y el primer Directorio desde 1947 a 1956 lo integraron Julio Zegers Baeza (Vicepresidente) y fueron Directores los Señores Hernán Braun Page, Gumercindo Claro Matte, Alfonso Chadwick Errázuriz, Ramón Eyzaguirre G., Francisco González Vial, Samuel Sánchez Vial, Galvarino Zuñiga y Mario Phillips. Tiene 5 canchas de Polo, Club House y pileta.

Entre los deportes que se pueden practicar en sus instalaciones además del polo, podemos mencionar al Golf, Tenis, Equitación y Fútbol. Albergó entre sus socios a los mejores jugadores chilenos de polo y en homenaje a todos ellos lo menciono a Gabriel Donoso Rosselot (28-6-1960/10-11-2006), uno de los jugadores con el handicap más alto de Chile y participante del Abierto Argentino en 1987; Gabriel murió  jugando al polo en Buenos Aires, Argentina, en aquel 2006. Su hermano José Donoso R., despidió sus restos mortales en Santiago de Chile y expresó: “A pesar de esta tremenda tragedia estamos felices porque murió haciendo lo que más amaba”. Un jugador trasandino que participa asiduamente en el Abierto Argentino es Jaime A.García Huidobro. Como ejemplo final de las relaciones entre Argentina y Chile, en otro campo, menciono la creación el 18 de septiembre de 1934 del INSTITUTO ARGENTINO CHILENO DE CULTURA; esta organización impulsa desde hace años esas relaciones y fomenta el intercambio entre los distintos aspectos de la cultura.

Siempre un cierre es complicado, pero en este caso no tuve la menor duda, tomé el extracto de la plegaria que Oscar Fenner Marín, escribió en su amor a los caballos y cuya placa se encuentra en el frente del Club House, del C. de Polo y Equitación SAN CRISTOBAL, desde su fundación:

“Desde los más viejos, en la paz como en la guerra, he sido fiel a tus semejantes. Por eso que la bizarra estampa del caballo en los monumentos a los héroes, no son ornamento sino un símbolo de lealtad, virtud que no ha sido quebrantada jámas por ninguno de mi estirpe. Dueño mío: cuando tras largos años de servicio llegue la hora de mi decadencia, no me niegues amparo; líbrame del infortunio, el más grande que puede caer sobre mí, de pasar a manos de quien no lleve en su corazón el amor hacía los seres humildes y en caso de dolencia incurable que me martirice, que sea mi buen médico veterinario el que disponga de mi vida. Dios habrá de premiar tu buena obra de darme lo poco que necesito para ser feliz ¡oh! Amo mío, cristiano y caballero”.

¡Salud al polo de la República de Chile y mis felicitaciones por lo realizado!

Eduardo ‘Nicheto’ García Sáenz

Actualmente no hay comentarios.