El rugby como brújula, no como culpable