Contradictorio pero real, esa es la situación del rugby catalán en este trepidante final de temporada. Por un lado, la histórica Santboiana llega a otra final de la máxima categoría del rugby español, contra el poderoso VRAC de Valladolid, quien nuevamente oficia de anfitrión en los Campos del Pepe Rojo. Algo difícil de entender en un rugby que sigue creciendo, pero que mantiene viejos y malos hábitos, donde una importante Final se juega en casa de uno de los contrincantes, realmente inexplicable…
UE Santboiana vs CR Cisneros 01

Mientras tanto en el otro extremo de la tabla hay un duelo fratricida entre dos clubes amigos, el FC Barcelona y el CR Sant Cugat, los mismos protagonistas de la final por el ascenso a División de Honor de la temporada pasada.

Aunque hoy mismo la situación es completamente diferente, ya que el Barça luego de completar una primera vuelta ilusionante en la que su inexperiencia le costó algunos puntos importantes que lo hubieran mantenido en la mitad de tabla, llega en el peor momento de la temporada. Con una plantilla devastada por las lesiones (sobre todo la de su goleador y estratega, el francés Rafael Staat), comenzó a sufrir algunos traspiés en partidos importantes, donde con una mezcla de mala suerte y algún arbitraje demasiado localista, lo llevaron a definir todo en un partido en el difícil campo del Hernani, equipo condenado al descenso y que empujado por su incomparable afición, no solo dejo al Barça en promoción sino que se salvó del descenso, condenando a los gallegos del Universidade de Vigo.

Por otro lado y de la mano del ex jugador de Banco Nación e internacional por España, Leo Pereira, llega un reforzado Sant Cugat, que no solo acabó primero e invicto en su zona, sino que estuvo a punto de dar la sorpresa el último sábado en Tudela frente al poderoso y favorito Alcobendas de Madrid, perdiendo solo por 5 puntos en la final por el ascenso directo a la División de Honor.

Dos realidades completamente opuestas, un equipo golpeado y que hace un mes que no compite, frente a otro completamente en ascenso y con una gran motivación, aunque si el sábado el poderío y la fortaleza de los blaugranas en delantera sumado a la calidad de jugadores como Joan Losada y Felipe Martínez, comienzan a ganar metros y crear espacios, será difícil contenerlos para la gente del Valles.

Seguramente serán dos partidos muy emocionantes aunque lamentablemente una vez más, solo dos equipos catalanes estarán la temporada que viene en la máxima categoría del rugby español, algo realmente injusto si tenemos en cuenta el crecimiento que ha tenido el rugby por estos lares en los últimos años. Una vez más, el cielo para uno y el infierno para el otro…
UE Santboiana vs CR Cisneros 02

En el otro extremo de la tabla el espíritu del Baldiri Aleu ha llevado a la Santboiana a tocar el cielo y ganar la semifinal frente al CR Cisneros con autoridad, golpeando en los momentos clave con una mezcla de calidad, juventud y muchísimo espíritu de cuerpo transmitido por el entrenador Lewis Williams, con el respaldo del gran Bruce Hemara en la conducción deportiva.

Está claro que el proyecto iniciado por el presidente Toni Gabarro está llegando a su punto máximo de crecimiento, con una perfecta comunión entre los socios, directivos y jugadores, con una lleno total del estadio en cada partido, con una cantera que sigue creciendo día a día y con unos jugadores que llevan el espíritu de los históricos como Albert Malo, Héctor Massoni y del inolvidable Pepe del Rey.

De la mano de la unión y compromiso entre los extranjeros Afa Tauli, Jamie Chipman, Tenga Baker, y los canteranos Josep Balsalobre, Héctor García y Nil Baró, salieron a comerse el campo frente a uno de los grandes protagonistas de la Liga, el Cisneros de Madrid y su rugby dinámico. Con una defensa durísima mantuvieron a los madrileños lejos del ingoal y promediando la segunda parte un ensayo de Ruben Sanz y el segundo del gran capitán Afa Tauli cerraban un partidazo bajo la algarabía del público quien agradeció con una gran ovación la entrega y voluntad de su equipo.

En 7 días la gran final en Valladolid, frente al último Campeón y favorito, con el amargo recuerdo de la misma final de hace dos temporadas, donde un polémico arbitraje definió un partido que la Santboiana dominó durante gran parte del mismo y que no mereció perder.

Está claro que será un partido durísimo contra el peor contrincante posible, pero este equipo de la Santboiana ha crecido muchísimo, no solo en lo que respecta al juego sino también, en el aspecto mental y espiritual, algo que será fundamental para llevarse una final tan igualada como la del sábado que viene.

Seguramente saldrán muchos seguidores desde Sant Boi a Pucela, en todos ellos viajará la ilusión pero también algo que le dará un plus a los jugadores, el espíritu del gran Pepe ‘Rubio’ del Rey, una leyenda que estará presente en el corazón de cada Santboiano y Santboiana en el mediodía del domingo…

Así que solo queda disfrutar, el cielo está cerca, más cerca que nunca…

Actualmente no hay comentarios.